BOLETINES ELECTRÓNICOS

Mal que nos pese, el envió de boletines electrónicos sigue siendo una herramienta fundamental para mantener el contacto con nuestros clientes y publico interesado.

En general solo consideramos spam el envío no deseado, pero entrar en ese ámbito depende de muchos factores.

Si nos llega un envió de una empresa de mudanzas cuando estamos pensando cambiar vivienda, difícilmente nos molestará

Si son ofertas puntuales de nuestro taller mecánico de confianza, difícilmente nos disgustara.

Lógicamente todo tiene su método y sus normas, en este caso incluso legales.  Desde la captación del correo electrónico del destinatario, la parte técnica del envío, el mantenimiento de la base de datos de suscriptores, las llamadas a la acción del mensaje nada debe ser dejado al azar ni a la improvisación

El objetivo es ganar ventas, no perder clientes con un boletín desastroso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *